Menu

Oncología Pediátrica  902107469 Hematología Pediátrica 902089800 Urgencias: +34 639 713 145uop@oncopediatrialopezibor.es

Psicosocial

 

Atención psicosocial

El niño es un ser en crecimiento y tiene que continuar creciendo en el transcurso de su enfermedad. Esto sólo es posible si la enfermedad se integra en su vida, en lugar de hacer de ella un paréntesis, apostando por su futuro. Educarle es trabajar para desarrollar todo su potencial físico, psíquico, social y espiritual trabajando su creatividad y confianza en si mismo.
 
El equipo de  atención psicosocial de la Unidad, dirigido por Camino Bengoechea, está compuesto por psicología, musicoterapia, aula hospitalaria, voluntariado y atención espiritual, trabaja con estos objetivos y de forma coordinada colocando al niño y su familia en el centro de su quehacer diario. 
 

Musicoterapia

La música tiene la virtud de abrazar los cuatro aspectos que integran el ser humano y llevar al niño a través de sus múltiples formas de expresión por un proceso de desarrollo global. A través de los procesos creativos se generan espacios de creación, improvisación, imaginación, comunicación, disfrute y expresión conjunta que dan lugar al crecimiento del individuo y del grupo. La riqueza de la inter-relación de las artes aporta a los niños múltiples formas de expresión y comunicación adaptándose a los gustos, preferencias y capacidades de cada niño o adulto en particular.

En musicoterapia utilizamos la música para facilitar la comunicación, promover la expresión individual y favorecer la integración de la enfermedad en la vida del niño. A través del proceso artístico y creativo se trata de conseguir en el niño y en la familia una actitud activa durante su tratamiento.

Gracias a este trabajo potenciamos en los niños que la práctica de la música y el arte en general se convierta en un hábito cultural al alcance de todos y contribuir con ello a que sea una parte esencial en su formación como seres humanos.

El departamento de Musicoterapia está a cargo de Camino Bengoechea.

El diagnóstico de una enfermedad grave como el cáncer en el niño es un momento de máxima fragilidad e incertidumbre para unos padres y la familia entera. Resulta necesario fomentar las fortalezas y habilidades para generar un afrontamiento adecuado y así prevenir secuelas psicosociales a largo plazo. El psicólogo llevaría a cabo los siguientes objetivos:

  • Detectar problemas de adaptación y conducta relacionados con el proceso de enfermedad en el niño y en su familia.
  • Detectar dificultades específicas emocionales, sociales o de comunicación presentes o previas.
  • Evaluar los trastornos neuropsicológicos para la posterior atención y derivación a los distintos profesionales especializados.
  • Evaluar la presencia de psicopatología y generar la intervención psicológica infanto-juvenil adecuada.
  • Evaluar el desarrollo psicosocial en el niño con cáncer y los hermanos.
  • Evaluar la cohesión y comunicación intrafamiliar
  • Intervención psicológica familiar y de pareja.
  • Crear programas de gestión emocional para padres y niños.
  • Generar programas de prevención de la presencia de psicopatología, en especial del trastorno por estrés postraumático.
  • Contactar con otros profesionales de la salud mental y crear equipo de atención específica en salud mental. Coordinación con el equipo de psiquiatría y psicología clínica de HM hospitales.
  • Establecer una red de apoyos necesarios en ocasiones para estas familias, por ejemplo, el contacto con otros profesionales, contacto con trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales o centros de atención especial y gestionar la derivación y seguimiento a estos recursos si fuera necesario.
  • Establecer una atención sistemática de psicoterapia en el marco asistencial para atender a familias en tratamiento, fuera de tratamiento y supervivencia a largo plazo.
  • Atención psicológica en cuidados paliativos.
  • Intervención psicológica en los procesos de duelo.
  • Por lo tanto, la prevención, la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento psicológico serían funciones propias del psicólogo dirigidas al niño, a los padres y hermanos.

    Una de las funciones específicas del psicólogo en la Unidad es el desarrollo de investigaciones en el ámbito de la psicología y la medicina y en el ámbito psicosocial con el objetivo de escribir artículos de calidad científica y así generar publicaciones de impacto que beneficien a la Unidad y también al grupo HM Hospitales.

 

      Responsable del Departamento de Psicología: Dra. Cristina Velasco

 

Colegio Monteprincipe

El Colegio del Hospital Montepríncipe tiene el objetivo de que los niños en tratamiento puedan continuar su aprendizaje con normalidad.

Para conseguirlo, los docentes de las diferentes etapas educativas (Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato) trabajan en coordinación directa con los centros de referencia, proporcionando un seguimiento individual y personalizado, y realizando las adaptaciones que sean necesarias pero sin rebajar los niveles de exigencia que garanticen, además del cumplimiento de sus objetivos curriculares, una formación humanística en valores que ponga los cimientos de los adultos que serán en el futuro.

En el día a día, el funcionamiento del Colegio Montepríncipe es el de cualquier otro centro: los niños y adolescentes acuden a clase todos los días, estén o no ingresados, y con el fin de no entorpecer el ritmo académico los profesores pueden dar clase en las habitaciones de la Unidad o incluso en los domicilios de los alumnos cuando estos no pueden acudir al Colegio.

El equipo de profesores está formado por:

Dra. Marta Fierros, coordinadora del Colegio y profesora del área científico-tecnológico de Secundaria y Bachillerato.

Sergio Yañez, profesor del área lingüístico social de Secundaria y Bachillerato y director de la Escuela de Padres.

Cristina D. Martínez, profesora del ciclo de Educación Primaria e Inglés.

Serafín Velasco, profesor del ciclo de  infantil y Educación Física


¿Por qué un voluntariado?

Nuestra misión es acompañar al niño y a su familia durante su enfermedad, desde la escucha y el respeto. 

Los voluntarios de la UHOP del Hospital Universitario Madrid Monteprincipe, forman parte de una red de mas de 30 personas comprometidas en el apoyo incondicional al niño y a su familia. 

Coordinados por Puy Jimenez, voluntaria de la Unidad desde el año 2000, los voluntarios aportan escucha, creatividad, capacidad de jugar, confidencialidad y respeto a la intimidad, sensibilidad y prudencia en el trato con las familias. 

 

 



 

Atención Espiritual

Con los años hemos aprendido que el acompañamiento espiritual al niño y su familia es necesario desde el momento del diagnóstico y a lo largo del tratamiento de la enfermedad. No tratamos enfermedades sino niños y adolescentes que en un momento circunstancial de su vida tienen una enfermedad grave. La familia, el colegio y el ambiente que rodea al niño también resultan tocados por este acontecimiento.

En la UHOP se fomenta desde el diagnostico el acompañamiento espiritual de las familias, respetando las preferencias y creencias de cada una de ellas y por supuesto su deseo de ser atendidos o no. Se realizan actividades que se adaptan al niño o al adolescente y que van dirigidas a cuidar también su espíritu.